Alquiler de Disfraces Nezahualcoyotl MX

Cuantas veces nos hemos visto en la situación de necesitar un disfraz para una fiesta y nos encontramos con el gran dilema de ¿y ahora qué me pongo?...

Lord & Lady Milton,S. A. de C. V.
5522 5445 5522 0707
Academia 36 despachos 101 102 y 201
México, DF
 
THARA'S BRIDALS
0445518101070
MEXICO DISTRITO FEDERAL
MEXICO, MX
 
UNIFORMES TORRESMEX
(555) 890-2433
cibeles 116-a
tultitlan, DF
 

Alquiler de Disfraces

Opciones para obtener un disfraz Durante nuestra vida es posible que tengamos que asistir a varios eventos o fiestas de disfraces, ya sea para asistir a una fiesta de Halloween, una obra teatral de nuestros hijos en la escuela, u otra ocasión. De hecho, las fiestas de disfraces se están volviendo más y más populares y dejaron de ser un patrimonio exclusivo de Halloween. Ya que son muchas las ocasiones que se presentan para usar un disfraz es importante evaluar las tres opciones que tenemos: comprar un traje nuevo, alquilarlo en una tienda o hacerlo nosotros mismos. Comprar tiene la ventaja de que tendremos una gran variedad para elegir, por ejemplo entre trajes humorísticos, de personajes o históricos. También la calidad es muy buena, y en ocasiones podemos ordenar algunos cambios a medida. Por otro lado, la gran desventaja es que su precio es elevado, si ordenamos por Internet demora la entrega, y por supuesto, si se rompe, tendremos que arreglarlo y, si queremos usar un disfraz diferente en cada ocasión, tendremos que hacer una gran inversión año tras año! Esta desventaja se acentúa mas si el uso del disfraz será para alguno o todos nuestros niños por motivos de actividades escolares. Si se tiene en cuenta las oportunidades en que los niños necesitaran un disfraz multiplicado por la cantidad de niños que se tenga, entonces los costos se pueden elevar considerablemente. Si queremos hacerlo nosotros mismos, necesitamos, sobre todo, tiempo y talento, aunque muchas veces, una buena pistola de pegamento caliente y voluntad son suficientes para un agradable resultado. Es una gran forma de reciclar materiales y de divertirse con los hijos, pero no es para todos. Esta opción requiere mucha paciencia, ciertos conocimientos de costura y sobretodo el ingenio para poder utilizar lo que se tenga a mano o lo que se pueda conseguir en las tiendas de telas y accesorios. Es una opción que viene muy bien si el disfraz a confeccionar no es muy complicado y es fácil de adaptar de otras prendas de vestir comunes y corrientes. Sin embargo, una mejor opción es alquilar disfraces. Aunque el proceso de selección puede tomar su tiempo, siempre es la opción mas conveniente cuando la confección de la indumentaria no es posible y el dinero es limitado y no se pueda comprar un disfraz nuevo. El alquiler se presenta como una opción mucho más ventajosa por las razones que exponemos a continuación. No debemos preocuparnos por el lavado de las prendas que vayamos utilizar Esta quizás es una de las mayores ventajas del alquiler de disfraces, ya que algunos de ellos pueden ser prendas muy elaboradas que requieran un cuidado especial a la hora de lavarlas o requieran un lavado especial al seco. Ya que el disfraz no nos pertenece, no hay problemas si se ensucia, ya que la propia tienda de disfraces mantiene sus disfraces limpios en todo momento para poder a atender la demanda de sus usuarios y ellos se encargan del lavado de las prendas cuando los disfraces son devueltos por los clientes. No sólo no necesitamos preocuparnos por la limpieza de los disfraces, sino que además si sufre una ruptura, abonando una pequeña sobre-cuota, habremos solucionado el problema. Por el contrario, si vamos a comprar un traje nuevo y este sufre algún tipo de rotura debemos arreglarlo, ya sea pagando un especialista, haciéndolo nosotros mismos, o tal vez quede arruinado para siempre. No necesitamos preocuparnos por dónde vamos a guardar el disfraz Como no vamos a adquirir ningún traje no es necesario pensar dónde vamos a guardarlo en un futuro, además, ¿qué sentido tiene guardar un disfraz que no vamos a volver utilizar? Algunos disfraces son muy elaborados y ocupan mucho espacio o requieren un cuidado especial a la hora de guardarlos, por lo que seria muy complicado ubicarlos en un lugar donde no sufran y se dañen. Podremos utilizar un disfraz diferente para cada ocasión Seguramente, por el mismo precio de comprar un disfraz nuevo de buena calidad, podremos alquilar varios disfraces a lo largo de algunos años. Esto es especialmente importante cuando se trata de niños, ya que cuando están en edad escolar es necesario que utilicen diferentes disfraces varias veces en el año y a menos que tengamos el tiempo y el talento para poder hacerlos nosotros mismos será mejor alquilar unos que comprar un disfraz que sólo va a utilizar para una única obra en la escuela. Si los disfraces son para adultos, la variedad de la que se puede escoger hace que en cada ocasión la persona luzca un traje diferente y aumente la diversión de disfrazarse para las fiestas que se va a asistir. Alquilar un disfraz es más económico que comprar Exceptuando por los disfraces más nuevos, complejos o de temas muy populares, alquilarlo siempre será más eficiente económicamente hablando que comprar el mismo disfraz nuevo. Podremos lucir un hermoso y complejo traje por una fracción de su precio en el mercado. Por lo tanto, por el precio de un disfraz nuevo podemos, fácilmente, alquilar tres o cuatro diferentes. Como Alquilar Los Mejores Disfraces Para Nuestros Eventos: Factores a Tener en Cuenta Una desventaja de alquilar disfraces en una tienda es que no siempre encontraremos una excelente calidad como si compráramos un traje nuevo, pero la ventaja es que sí encontraremos mucha variedad. Por lo tanto es importante, tener suficiente tiempo disponible para visitar las diferentes tiendas de alquiler de disfraces de la ciudad y poder observar por nosotros mismos cual es la calidad y variedad de los trajes que hay. Esto es especialmente importante cuando se trata de disfraces para niños, que deben ser resistentes. Antes de ir alquilar un disfraz es importante tener en cuenta que debemos tener al menos una idea de lo que estamos buscando, de lo contrario podríamos pasar horas y horas metidos entre las perchas de alguna tienda interesante ya que la variedad disponible en una tienda de trajes de alquiler es bastante amplia por lo cual inspiración no nos va faltar. Por ejemplo, es bueno tener una idea de si deseamos un traje humorístico, terrorífico, de algún personaje famoso, o de algún estilo en particular. También sería una idea poder telefonear a la tienda en cuestión o a distintas tiendas en nuestra ciudad para saber si tiene disponible ese tipo de trajes que buscamos. Incluso, hay tiendas especializadas en alquiler de disfraces para niños, con énfasis en personajes de comics, cine y televisión. Por otro lado, están las tiendas especializadas en disfraces de terror, góticos o humorísticos. Cuando visitemos una tienda y estemos eligiendo el disfraz, es importante elegir más de una opción, tanto en tamaño como en variedad, ya que no siempre nos va a quedar bien o gustarnos la imagen que vamos a dar (no es lo mismo un disfraz para Halloween para una joven de 20 años que el de una madre de familia para la fiesta de disfraces de la oficina) Revisar la calidad del traje, tanto los cierres, encajes, ganchos, etc. como las telas y los accesorios. Tener especial precaución de manchas muy evidentes, aunque usualmente, eso no es un problema, ya que las tiendas suelen mantener sus disfraces en muy buen estado. Aun así, una revisión exhaustiva de toda la indumentaria nunca esta de mas. Si el disfraz es para un niño, más cuidado hay que tener en cuanto a la forma de cerrar el traje, y que permita suficiente libertad de movimiento. Es importante verificar que el disfraz no tenga ninguna parte que puede representar algún peligro para el niño, ya sea de caerse o engancharse por descuido. Siempre concurra con el niño a elegir el disfraz, definitivamente se divertirá mucho, aunque corremos el riesgo de que le cueste decidirse! Esto es muy importante, ya que a pesar que sabemos la talla de nuestros hijos es importante ver bien si el disfraz se ajusta a sus medidas y si se le ve bien con el traje. No es lo mismo ver el traje en el mostrador o la percha que vérselo puesto al niño y observar todos los detalles con detenimiento. En conclusión, alquilar un disfraz es siempre más conveniente, económico y divertido que comprar una nuevo, que tal vez no volvamos a utilizar nunca más. Es la solución mas adecuada para vestirnos o vestir a nuestros hijos para esos eventos especiales en los que el disfraz juega un papel muy importante en la diversión.